La instantánea de una ojeada

La ardilla, éste pequeño roedor sin poseer una gran capacidad cerebral sabe cómo utilizar su cognición animal.

_DSC1884-2 1200

Nadie más ágil que una ardilla en la búsqueda de satisfacer su necesidad vital, ni más vivaz para agarrar el grano que sacia su barriga, ni  más exhaustiva apilando alimento para un después.

En el ámbito de  la naturaleza, lo fortuito del momento.

Hinterlasse eine Antwort

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind markiert *

Du kannst folgende HTML-Tags benutzen: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>