La fronda estival, lecho invernal.

Bajo la fronda de los árboles se permite el transeúnte reposar su fatiga. Nada se le escapa a la naturaleza, aquí y  ahora las plateadas hojas se van trasformando en arrullo del lecho invernal.  Todavía el sol acaricia la fronda, con el correr de las horas se dará al sueño programado, y adormitando su existencia fecunda el fruto esperado, la facultad aprehensiva del hombre  se rinde al natural proceso de su entorno.

_DSC1805-3 1200

Valorar el mundo de la naturaleza no es dádiva del hombre, es una dádiva para él.

Hinterlasse eine Antwort

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind markiert *

Du kannst folgende HTML-Tags benutzen: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>